un té de limonada

Recientemente fui a una carnicería en Phoenix donde conozco el carnicero. Entré y él me dijo “¿¡que! me vas a disparar!?”

Entonces  yo le dije “No, porque no soy narco”. 

  El me dijo “bueno, entonces cómprame un té de limonada”.